domingo, 22 de abril de 2012

Un español inventa una bombilla que dura toda la vida.

La bombilla más famosa del mundo se encuentra en un cuartel de bomberos de Livermore, California, donde lleva 111 años brillando sin haberse apagado por si sola ni una sola vez. De 60 vatios (aunque en la actualidad su potencia no supera los cuatro), ha suscitado la curiosidad de los científicos por aguantar tanto tiempo encendida. La luminaria centenaria, que ha entrado en el Guinnes de los Récords, ha sido estudiada por un empresario español para fabricar una bombilla que, según asegura, dura toda una vida. El ingenio LED se basa en la no obsolescencia programada, es decir, que el producto no está diseñado para estropearse al cabo de un tiempo calculado. Benito Muros, el creador, asegura que la bombilla es ecológica, no genera residuos y encima permite ahorrar un 92% en la factura de la luz.
El empresario, presidente de la compañía OEP Electrics con sede en Barcelona, y un equipo internacional de ingenieros son los responsables del desarrollo de la bombilla sin fecha de caducidad, que ha requerido diez años de investigación. Muros incluso viajó a Livermore para estudiar la rareza del parque de bomberos. Allí contactó con descendientes y conocidos de los creadores de la bombilla, pero no existía documentación al respecto. Sin embargo, consiguió algunos conocimientos en los que fundamentar su investigación.
Muros garantiza que la bombilla «puede durar toda la vida, 100 años sin problemas», en el caso de que la instalación eléctrica sea la adecuada y esté bien mantenida. La clave de su durabilidad es el uso de hierro sin carbono en sus componentes electrónicos. «El carbono produce microrroturas que al final terminan por fundir la bombilla», explica a ABC.es. «Muchos fabricantes dicen que sus bombillas pueden durar 1.000, 1.500 o 5.000 horas, pero nadie pone delante a un notario a contar esas horas». En realidad, Muros no ha fabricado una bombilla sino toda una línea de iluminación que cubre desde las necesidades de los hogares hasta las farolas de la calle. Una de sus bombillas para una vivienda particular, equivalente a una de 60 vatios, consume solo 6 y cuesta 26 euros. Lógicamente, es bastante más cara que una tradicional, pero «tiene un precio muy ajustado para una LED». La fabricación «es muy compleja, tiene un proceso muy manual», afirma Muros, que asegura que su producto es único en el mundo.

1 comentario:

  1. Cuidado con este asunto de OEP Electrics. Empiezan a aparecer artículos de periodistas con un mínimo de formación técnica que intuyen que todo el asunto de la bombilla eterna del Sr Muros no es más que marketing-ficción de dudosa honestidad para vender bombillas LED chinas normales y corrientes a alto precio. Os dejo los links:
    http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/ciencias-general/la-bombilla-eterna-invento-espanol-o-cuento-chino_EfhCmgUB986BDDSNOtTFF1/
    http://noticias.lainformacion.com/ciencia-y-tecnologia/ciencias-general/como-usar-la-lucha-contra-la-obsolescencia-programada-para-vender-bombillas_LN0GA0xAEkgNNsriAhGzL7/
    http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com.es/2012/04/mas-enganos-sobre-las-bombillas-eternas.html
    http://ahorrarcadadiaconloselectrodomest.blogspot.com.es/
    http://www.complaints.com/2009/november/15/FRAUDULENT_ACTIVITIES_220093.htm

    ResponderEliminar

Comentarios